Detenido un vecino de Alcalá que pertenecía a una banda con más de 40 robos a sus espaldas

SEGURIDAD EN SEVILLA.
23 Feb, 2019

Agentes de la Guardia Civil de Osuna (Sevilla) han detenido a siete personas por distintos delitos, que han permitido esclarecer más de 40 robos con fuerza en las cosas cometidos en las provincias de Sevilla, Córdoba, Jaén, Huelva y Málaga. Entre los siete detenidos hay un vecino de Alcalá de Guadaíra de 36 años, además de Mairena del Alcor y Torreblanca (Sevilla).

En un comunicado, la Guardia Civil informó de que a los detenidos se les imputan delitos de organización criminal, robos con fuerza en las cosas, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, robo de uso de vehículos, falsedad documental y blanqueo de capitales.

Las investigaciones se iniciaron cuando se detectaron varios robos cometidos en establecimientos recreativos y de hostelería en distintas localidades en los que se encontraban relacionados vehículos de gama alta. Por todo ello, la Guardia Civil,  estableció un dispositivo de control para identificar a los autores.

Una vez identificados varios sospechosos se solicitaron mandamientos judiciales para registros en Sevilla, Mairena del Alcor, urbanizaciones del municipio de Carmona y en Córdoba. En total se realizaron diez registros donde se hallaron tres armas de fuego, dos cortas y una escopeta que se encontraba sustraída hacía cinco años encontrándose todas las armas preparadas para ser disparadas, con munición en la recamara.

La Guardia Civil ha recuperado dos vehículos a motor sustraídos, uno de alta gama y gran cilindrada sustraído meses antes y con el que se cometían los hechos delictivos así como la recuperación de una motocicleta de alta cilindrada sustraída y con el número de bastidor manipulado para dificultad la labor de identificación de la misma.

Además se ha incautado de dinero, joyas y numerosos objetos robados, entre ellos, ropa de deporte de diferentes marcas, bebidas alcohólicas y jamones procedentes de los robos en los establecimientos de hostelería, garrafas de aceite virgen extra, monturas de caballo, herramientas de diferentes marcas, trofeos de caza premiadas en diferentes campeonatos, incluido la cabeza de un ciervo ganadora de una medalla. 

La organización criminal también se dedicaba al tráfico de drogas, cultivando y vendiendo posteriormente grandes cantidades de marihuana. Se encontraron en los registros 2.595,15 gramos de polen de hachís.

Según la Guardia Civil, estaban especializados en el robo de vehículos de alta gama tardando escasos minutos en clonar la llave con microchip y copiar el código del inmovilizador electrónico.

En los registros fue localizado el dispositivo de clonación de las llaves de arranque de los vehículos, tales como kit de descodificación, los chips y el dispositivo OBD para la comunicación con el vehículo, así como varios juegos de mandos de llaves.

Los agentes han aprehendido hasta 30 terminales de telefonía móvil y un número de líneas de teléfonos aún por determinar, siendo halladas 269 cajetillas de tabaco de contrabando. También se han decomisado cinco vehículos pertenecientes a miembros de la organización, dos de ellos de alta gama y de gran cilindrada con un valor en el mercado de más de 100.000 euros.

La Guardia Civil ha resaltado que existía personal temporal para la comisión de los robos, a los que el líder de la organización criminal acudía cuando eran robos de gran envergadura y en la que hacía falta personal. Este personal temporal incluso eran individuos que están cumpliendo condena en centros penitenciarios y aprovechaban los permisos de cuatro o cinco días de los que disfrutaban para ir a cometer los delitos.

Uno de los robos de envergadura que planearon cometer fue en un secadero de jamones y embutidos en la localidad de Aracena (Huelva), de donde preveían llevarse más de 200 jamones usando varios vehículos y una furgoneta y para lo que acudieron hasta ocho personas al lugar, aunque no consiguieron su propósito al poner sobre aviso a las patrullas de la Guardia Civil.

Dentro de la organización se ha observado durante la investigación que estaba perfectamente jerarquizada y estructurada. Guardaban fuertes medidas de seguridad, mediante acciones encubiertas o de ocultación, como el alquiler de vehículos legales de apoyo a nombre de terceras personas.

Los detenidos, aunque no se descarta que el número se eleve, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Estepa, que decretó el ingreso en prisión de cuatro de ellos.

Empresas de Seguridad.

Seguridad en Sevilla.

www.lendiser.es

www.seguridadensevilla.com