La hora de las patrullas vecinales

SEGURIDAD EN SEVILLA
16 Jun, 2019

El 8 de junio de 2017, un vecino de la urbanización La Florida, en Bormujos, envió un escrito al Ayuntamiento de este municipio. En él, denunciaba que en los últimos meses se habían producido "innumerables robos con fuerza en domicilios, así como en vehículos". Ya entonces, el ciudadano alertaba de que había vecinos que estaban abandonando sus casas para pasar la noche con sus familiares, "por el miedo a ser asaltados en sus viviendas mientras duermen". Junto al escrito adjuntaba las firmas de un centenar de residentes en la urbanización.

También exponía que había tenido conocimiento de que sólo había un coche de la Policía Local, una dotación que consideraba "insuficiente" para una población de más de 20.000 habitantes. "Nos consta que el Ayuntamiento conoce la situación, por lo que, ante la desidia y la dejadez, se van a proceder a tomar medidas contundentes", añadía el vecino en su documento, que advertía con organizar patrullas vecinales, avisar del problema a los medios de comunicación y convocar concentraciones de protesta.

Pasó más de un mes sin que nadie respondiera al ciudadano, que decidió acudir al Ayuntamiento a buscar una respuesta. “De allí no me iba hasta que no me atendieran”, dijo recientemente a este periódico. Así, gracias a su insistencia, fue recibido por la alcaldesa en funciones, Margarita Beltrán, y por el jefe de la Policía Local. Ambos calmaron al vecino y le explicaron que se iba a convocar una junta de seguridad local de manera urgente y que le darían cuenta de todos los asuntos que se trataran en ella. También le indicaron que los índices de criminalidad en Bormujosno habían subido nada en los últimos meses.

Hoy, más de un año después, el ciudadano que escribió aquella carta sigue esperando pacientemente que algún representante del Ayuntamiento le informe de qué se trató en aquella junta de seguridad local tan urgente, si es que alguna vez se llegó a celebrar. Mientras tanto, el problema de la inseguridad ha vuelto a repetirse este verano.

Desde junio se han registrado al menos siete robos en casas de la urbanización la Florida, a los que hay que sumar otras tres sustracciones de vehículos, así como varios robos más en interior de los coches aparcados en las calles. Uno de los vehículos sustraídos fue utilizado por unos ladrones que robaron en una óptica de un municipio cercano, mientras que otro fue recuperado en Cataluña durante un control rutinario de los Mossos d’Esquadra.

Hartos de que se les ignoren y de que sigan registrándose robos con cierta impunidad, y ante la falta de policías, un grupo de vecinos de la Florida han decidido patrullar sus calles. Han encargado camisetas negras con las palabras "Patrulla Vecinal" rotuladas en la espalda. Con ellas dan vueltas por la urbanización y alertan a la Policía o a la Guardia Civil en cuanto ven a cualquier persona que les resulte sospechosa. Así han colaborado ya en las detenciones de hasta doce personas implicadas en otros tantos robos en la zona.

u participación fue clave para la detención de una banda de ladrones que robó en al menos quince viviendas del Aljarafe, a principios de junio. El grupo estaba formado por al menos cinco personas que desvalijaron chalés no sólo en Bormujos, sino también en Espartinas, Umbrete, Tomares, Castilleja de la Cuesta y Gelves. Algunos de estos robos se cometieron cuando había moradores en el interior de las casas. A los sospechosos se les imputan tanto los robos con fuerza en domicilios como el delito de pertenencia a organización criminal.

Los detenidos fueron Alfonso C. B. y Dolores R. F., ambos de 36 años y vecinos de Castilleja de la Cuesta; Manuel R. F., de 43 años y residente en una vivienda ocupada de Espartinas; y Driss E. F., de 49 años y vecino de Pilas. Unos días después de las detenciones de estos cuatro sospechosos fue detenido un quinto miembro de la banda. El caso lo llevó el Área de Investigación de la Guardia Civil de Gines.

Además de esta operación, la información aportada por las patrullas vecinales de La Florida ha servido para detener a otros dos ladrones que estaban robando en una casa de la urbanización y a otros dos que habían sustraído un contenedor e iban arrastrándolo con material robado.

Otro servicio permitió el arresto de otros tres sospechosos, después de que un miembro de las patrullas los identificara y llamara a la Policía Local de Bormujos y a la Guardia Civil momentos antes de que entraran a robar una casa. El miembro de la patrulla llegó a oír cómo fracturaban un cristal para acceder, lo que le hizo llamar a las Fuerzas de Seguridad para que acudieran con la mayor brevedad posible.

Sin embargo, la falta de efectivos tanto de la Policía Local de Bormujos como de la Guardia Civil en la comarca del Aljarafe está está suponiendo un verdadero problema. "A veces llamamos porque hemos visto a alguien sospechoso, pero si la única patrulla de la Policía Local que hay está en otro servicio no puede acudir. En ese caso sólo podemos quedarnos con la matrícula del coche en el que vienen para poder aportar esa información después", apuntan estos vecinos.

Los residentes en La Florida se han creado un grupo de WhatsApp que sirve como autoprotección. Ahí cada vecino va informando si ve a alguien sospechoso o si ha tenido conocimiento de algún robo en el barrio, o en alguna otra zona cercana, para que los demás estén precavidos. "Hay cierta psicosis porque han sido siete robos en dos meses, pero es que hubo tres durante tres días seguidos. Esto genera mucha alarma social, hasta el punto de que el otro día alguien puso en el grupo de WhatsApp que había visto a unas personas sospechosas y eran unos jóvenes que viven en el barrio que habían traído a unos amigos a su casa", explica otro de los vecinos.

Este hombre admite que hay un punto de psicosis entre la población, sobre todo ahora en verano, cuando muchos de los habitantes están fuera de vacaciones. "Si estás fuera y estás leyendo mensajes que han visto a unos tipos raros en la puerta de tu casa, te pones nervioso y sólo pides que alguien llame a la Policía ya", añade este hombre.

La Florida es una urbanización que se construyó hace unos diez años y en la que viven más de 200 familias. Todavía quedan casas por vender y los residentes están muy pendientes también de estas viviendas para impedir que se produzca alguna ocupación. De hecho ya habido varios intentos en las casas vacías. Junto a la urbanización hay un enorme solar que aísla un poco las casas y que se utiliza tanto de escombrera como de parque, con gente que hace deporte por él.

Este solar está lleno de pastos que suelen arder cada verano. Los vecinos lamentan que pagan uno de los impuestos de bienes inmuebles más caros de la provincia y apenas tienen servicios municipales. Las farolas están dobladas o rotas, hay agujeros en las aceras con el consiguiente riesgo de accidente, sobre todo para los niños, y el alumbrado público es deficiente.

La avenida junto al solar vacío está siendo también el escenario de carreras ilegales, y pueden apreciarse en el asfalto las marcas dejadas por los neumáticos en los derrapes. "Hemos solicitado que se instalen unos badenes para limitar la velocidad, pero tampoco nos hacen caso. Incluso hemos visto a toda velocidad a un coche del Ayuntamiento, a cuyo conductor llegamos a recriminarle la excesiva velocidad que llevaba y nos dijo que ya sabía que iba rápido. Así, con toda la chulería".

 

 

Empresas de Seguridad.

Seguridad en Sevilla.

www.lendiser.es

www.seguridadensevilla.com